Myanmar: continúan las protestas y aumenta el número de muertos


Internacional /

Las fuerzas de seguridad de Myanmar se enfrentaron el sábado a manifestantes pacíficos antigolpistas en el centro de la ciudad y abrieron fuego contra ellos, matando al menos a dos personas, según los medios de comunicación locales.

Manifestaciones pacíficas reprimidas con dureza

Según un informe de un grupo independiente de derechos humanos del país, al menos 550 civiles han muerto en las protestas desde el golpe de Estado del 1 de febrero.

En concreto, 46 de estos civiles eran niños y otras 2.751 personas, según la Asociación de Ayuda a los Presos Políticos del país, han sido detenidas o están a la espera de juicio.

Sin embargo, a pesar de las consecuencias y de los atroces crímenes cometidos por los golpistas contra los manifestantes, desafiando los derechos humanos, no han sido suficientes para acallar las protestas diarias de la nación por parte de quienes exigen fervientemente la vuelta a la democracia.

Durante el tiroteo del sábado, al menos siete jóvenes resultaron gravemente heridos y dos de ellos fueron incluso detenidos por las fuerzas de seguridad. Esto es al menos lo que dijo un miembro del equipo de rescate, citado por un medio local llamado Myanmar Now.

Acciones emprendidas para silenciar al pueblo

Según Myanmar Now, el viernes por la noche las fuerzas de seguridad vestidas de civil también efectuaron detenciones en tres zonas distintas y se llevaron a al menos cinco personas.

Además de esto, parece que las autoridades también aplicaron estrategias para cortar los servicios de Internet, que estuvieron funcionando intermitentemente durante la semana hasta el viernes, cuando cortaron todos los enlaces, excepto los servicios de fibra óptica, pero éstos están funcionando muy mal y el sábado se bloqueó el acceso a las redes sociales.