Spacex: el SN10 vuela por los aires tras desastroso aterrizaje


Ciencia / Alta tecnología /

Luego de sus primeros minutos de gloria por los aires en un espectacular despegue vertical, el Starhsip Número 10 descendió para explotar en un destello y dejas una gigantesca nube de fuego.

Esta vez, el vuelo del SN10 fue increíble. Spacex decidió usar una estrategia distinta para evitar tener el mismo problema de aterrizaje que tuvo con los cohetes SN8 en diciembre y el SN9 a principios de febrero.

Ambos cohetes dejaron una explosión tras intentar aterrizar de nuevo en esta prueba de altura porque al parecer, uno de los dos motores que debía encenderse para el aterrizaje fuese lo más suave posible, no lo hizo.

A pesar de ello, Spacex trabajó inmediatamente con los datos que pudieron recolectar y la verdad es que sí les sirvió en esta oportunidad pues el SN10 lo hizo bastante bien.

El cambio en la estrategia para que sucediera un perfecto aterrizaje esta vez fue decidieron encender los 3 motores para estabilizar el aterrizaje vertical en vez de dos.

Luego de esto, el SN010 aterrizó perfectamente sobre la plataforma y el sistema de agua fue encendido para enfriar los motores y apagar cualquier posible daño que haya sufrido la gigantesca Starship.

A pesar de ello, parece que las patas de aterrizaje s+i sufrieron un poco de daño al momento de aterrizar pues durante la transmisión oficial de Spacex se puede apreciar que el cohete quedó un poquito diagonal.

Sin embargo, luego de que la transmisión terminó el cohete SN10 voló tras una explosión y quedó completamente destrozado al impactar contra el suelo. El pobre Elon Musk debe estar sobándose la casi calva que tiene.

¿Qué sucedió si todo iba tan bien? Bueno, si se fijaron en lo que pasaba durante el aterrizaje, parece que hubo una fuga de metano en el aterrizaje que se incendió cuando fue alcanzada por la llama del motor Raptor. Al alcanzar la superficie esto incendió el cohete y provocó la explosión.